Samuel y la chica de la fotografía

Historias de terror, historias para no dormir. La chica de la fotografía.

Anuncios

Un día un niño llamado Samuel M. R. de aproximadamente 11 años, estaba en clases haciendo una tarea de matemáticas, cuando algo por la ventana del salon llamó su atención.

Samuel se sentó junto a la ventana, se dio la vuelta y miró al parque de afuera. Había algo tirado en el piso que llamó su atención. Cuando el niño salió de la escuela, corrió al lugar a recoger el objeto.

Lo levantó y sonrió. Era una foto de la chica más hermosa que había visto, cabello como el oro, ojos verdes y una figura esbelta, llevaba un vestido de algodón y zapatos rojos, señalaba con con la mano algo detrás de Samuel.

Era tan hermosa que decidió encontrarla a toda costa. Corrió por la escuela y preguntó a todos si alguna vez la habían visto. Desafortunadamente, todos respondieron que no.

Cuando regresó a casa, le preguntó a su hermana mayor si había visto alguna vez a esta chica, pero ella también le respondió que no. Era muy tarde, así que subió las escaleras hacia su recamara, puso la foto al lado de la cama y se quedó dormido.

En medio de la noche Samuel se despertó cuando algo golpeó la ventana, estaba asustado. Poco después escuchó otro golpe. Notó una sombra cerca de la ventana, por lo que se levantó de su cama, se acercó a la ventana y la abrió, intentando encontrar la fuente del misterioso golpe, vio lo que parecía una delgada sombra, con inquietud y miedo cerró la ventana, regresó a su cama, al principio le costó no pensar en lo que había sucedido, un rato después el sueño lo venció.

Al día siguiente pidió a todos sus vecinos que vieran la foto para saber si alguien reconocía a la chica de la fotografía. Nadie la había visto antes. Cuando su madre volvió a casa, también le preguntó sobre la foto. También respondió que no. Una vez terminó de cenar se despidió de su madre y se fue a su recamara, dejo la foto sobre su mesita de noche y se durmió.

Una vez más esa noche lo despertó con un golpe en su ventana. Tomó la foto y salió rápidamente de su casa, quería averiguar a toda costa que estaba pasando. Al cruzar la calle sin prestar atención persiguiendo una sombra en la noche , un coche lo atropelló causándole la muerte inmediata en el lugar.

El conductor bajó rapidamente del vehiculo, quiso ayudarle pero era demasiado tarde. Entre la incredulidad y la angustia, el conductor vio que el niño sostenía algo en su pequeña mano derecha, una fotografía…

En la fotografía se veía una chica hermosa con un vestido de algodón y zapatos negros, en su cara una discreta, pero extraña sonrisa.

cropped-baneer-wordpress_mesa-de-trabajo-1.jpg

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: